En la vida como

en la fotografía

hay que pasar

los negativos a positivos